domingo, 5 de julio de 2009

Sí, a mí sí me da miedo, ¿si no para qué?



Revelando el dispositivo: sí, a mí sí me da miedo, ¿si no para qué?

Amo el borde, constantemente me someto a situaciones que ponen en jaque mi estabilidad mental y emocional, incluso mi vida. En la creación de mis imágenes el miedo siempre está presente, aunque no se proyecte. Miedo a caerme, miedo a que los policías violenten mis derechos, miedo a la muerte, sin embargo intento transmitir una gran seguridad y firmeza, tal vez sólo para darme seguridad a mí misma y así lograr no caer.

2 comentarios:

Karelia dijo...

Y el desnudo? Es para llamar más la atención? No lo entiendo bien, ya estar montada en ese sitio.... llama la atención?

Erika Ordosgoitti dijo...

Creo que en una pieza de arte acción el desnudo tiene que estar tan justificado como el vestido. En este caso, el desnudo forma parte de mi irreverencia natural y constante. Me permite producir mayor tensión. Se trata de la creación de una imagen insólita, una imagen reto. La interacción de mi cuerpo desnudo con el espacio arquitectónico como reto. A través de una gran economía de recursos.