jueves, 31 de julio de 2008

el primer decente


_______Hasta este momento, el trabajo con la conciencia corporal, en el acto de orinar, había sido realizado en privado, usando el video como canal entre lo privado y lo público. En el performance el primer decente me enfrenté por primera vez al acto de orinar como hecho público, digamos que en cuanto acción, porque ya al haber documentado el acto y haberlo publicado de diferentes maneras, de algún modo se comenzaba a hacer público.

_______Lo interesante es que entra un nuevo texto a formar parte de la estructura: el pudor. Me mantuve parada frente a las botellas aproximadamente 3 minutos sin lograr orinar. La gente que había asistido a ver el performance no fue convocada, sólo me siguieron desde el taller de escultura. La espera los impacientaba casi tanto como a mí. El no poder orinar fluidamente fue una experiencia significativa, sobre la cual trabajaría para el siguiente performances. Tuve que concentrarme mucho para lograr orinar lo poco que logré orinar. Pero lo hice, deposité orine en las tres botellas.

_______No sintiéndome satisfecha con los resultados, al día siguiente regreso al lugar donde había dejado la escultura, con intención de repetir el videoperformance, esta vez con más conciencia corporal, la relación del cuerpo íntimo con el cuerpo público, sólo para encontrarme con la sorpresa de que la escultura había desaparecido. Un nuevo texto inesperado se aparece: la ausencia. Y las preguntas propias: ¿dónde estará? ¿Quién y cómo se la habrá llevado? Me retiré un poco frustrada, lo suficiente como para ni siquiera iniciar una investigación sobre su paradero: frustración; pero al mismo tiempo, mi necesidad de inestabilidad queda cubierta. Una nueva experiencia significativa alimenta el proceso.

_______Dije muchas veces antes de este proyecto, que mi trabajo es no objetual, porque no tengo objetos de arte. Yo suponía que mi poco aprecio por el objeto era tal, que ya no me interesaba y le resté valor. Pero haber dedicado tiempo, esfuerzo y dinero a realizar esta escultura y haberla perdido de un día a otro, no fue nada fácil. Se debilita entonces mi tesis de lo no objetual. Al fin y al cabo tengo estos objetos videos, que son objetos reproducibles, pero son objetos apreciados por mí tanto como un pintor puede apreciar sus lienzos. Recuerdo un fragmento de un poema de Cadenas, que llamó Imago, dice: "El apego, el apego es el enemigo. Con sus gomas alocadas da que hacer. Produce anexiones, pueriles violencias, enrarecimientos del aire." Fue justo así, un enrarecimiento del aire y luego, visualizar el siguiente performance, sin esculturas, sin pudor, puro, liso, concreto.




1 comentario:

juan pablo quintero dijo...

Orinar de pie conmemora la alegría bautismal propia de los espíritus libres y heterodoxos. Hilo ingrávido de sensatez extrema, redundas en conquistas insuperables. Quien desprendido de pudores desafía convenciones bien es capaz de superar la muerte y doblegar su mente estrecha.